*Me encontré esta tesina que hice en la universidad (200) sobre tipografía en cuentos infantiles. Les comparto este proyecto.

CAPÍTULO 1

Introducción

1.1 Revisión

La tipografía refuerza y transforma los efectos de la escritura en el pensamiento y la expresión; como representación gráfica y mecánica del lenguaje,  asimismo, es parte esencial de al cultura y se encuentra  estrechamente ligada con la transmisión del conocimiento. El correcto uso de la tipografía es esencial en los libros, ya que es el factor visual más importante en la composición de un texto. La mala elección de caracteres tipográficos en libros infantiles, puede provocar que el niño pierda interés en la lectura. Es por eso que en esta investigación se  exponen las principales características que debe poseer una tipografía dirigida a los niños, así como también la estructura que tienen los cuentos. Este trabajo está elaborado de forma que, primero se conozcan las definiciones y conceptos básicos de tipografía, así como también la evolución que ha tenido a lo largo de su invención. Se hablará brevemente de la tipografía infantil y de los únicos dos tipógrafos que se han preocupado por crear un tipo de letra que sea del agrado de los niños. Posteriormente se abordará el tema de los cuentos, se explicarán las características y elementos que los componen, además, se verán los géneros más representativos de este género literario. A lo largo de el siguiente estudio, se revisarán los elementos necesarios para que una tipografía sea de calidad, y por lo consiguiente que el texto también lo sea. Se dará una pequeña definición de conceptos como, alineación, composición, espaciado e interlineado, acentuando su funcionalidad en el texto.

En el tema de los cuentos infantiles se desarrollan los elementos y los géneros más comunes en esta literatura. Invariablemente, estos cuentos, vienen con ilustraciones, por lo tanto,  se profundizará en ellas,  enfatizando su  relación con las letras y de cómo es su  función al enseñar a diferenciar los tamaños y colores, contribuyen a la comprensión del texto.

Por último, se tratará el tema del color en la letra, y de cómo puede afectar en el entendimiento del mensaje escrito,  además  la importancia de la letra y de como ésta le da una identidad al texto.

1.2 Objetivo

El objetivo fundamental de esta investigación es demostrar, que la tipografía es determinante en los libros para niños, en especial, en los libros de cuentos. En este estudio se presentarán los factores que se deben tomar en cuenta para la elección de una  tipografía,  y  que de esta forma  sea  adecuada y congruente con la información del texto. También, se pretende hacer un planteamiento acerca de todo lo relacionado con los cuentos infantiles, los elementos más importantes y característicos que los forman, y además, los géneros que existen de esta  narrativa. Por otro lado, se profundizará en los argumentos, la importancia de la letra, la ilustración, su relación con el texto, la tipografía a color, y  la influencia  que ésta tiene a nivel emotivo y perceptivo.

De esta forma se demostrará que la tipografía es el elemento que  representa  en mayor y mejor medida a una lectura, y que por lo tanto, debe de ser seleccionada con sumo cuidado, puesto que ella, define tanto el carácter, como la personalidad del libro.

Además se  pretende crear conciencia de que la tipografía infantil tiene que ser impoluta, ya que son lectores que pueden tener dificultades al reconocer las letras,  al ser en cierta forma, nuevos conceptos para ellos.

Capítulo 2

Marco teórico.

2.1 Tipografía

Luego de que Johannes Gutenberg, creara los tipos móviles y los medios para imprimirlos, se le llamó a ese arte, tipografía, que no es más que la utilización de los tipos para lograr la impresión gráfica.

En un concepto más general podemos decir que la tipografía es una disciplina que reproduce de una forma óptima, un mensaje utilizando para ello las diferentes modalidades de reproducción de su tiempo (Ruipérez 14). En la actualidad, con la palabra tipografía se pretende englobar o encerrar muchas actividades que partieron de un origen común y luego se ramificaron. La tipografía según Bonsiepe, es la disciplina que permite reproducir un mensaje mediante la palabra impresa , que encierra el diseño, y la forma de organizar las palabras y oraciones, ya sean dispuestas en líneas o en bloques sobre la página, seleccionando el sistema de impresión, incluso el acabado final (70).

Existen vertientes que apuntan a los diferentes usos  que hacemos de la tipografía, los cuales, podemos clasificar, dentro de tres grandes grupos: morfológica, creativa y estructural.

La concepción morfológica: es donde el tipo tiene su propio lenguaje y personalidad, el diseño de la página se hace enalteciendo los valores del carácter, pretende involucrar la fuerza o la delicadeza, así como el estímulo y la gracia de esa forma tipográfica.

En la concepción creativa, el carácter es utilizado como imagen, para transmitir información de la manera mas creativa posible, para atribuirle otro significado.

La concepción estructural, sirve básicamente, para que el mensaje llegue al lector con transparencia y legibilidad, es muy importante la jerarquía, ya sea evidente o no,  ya que se deben evitar las interrupciones de cualquier tipo entre el medio y el escritor, el establecimiento de los niveles, los títulos, subtítulos, las notas, índices, folios, etc… son vitales para que se permita un desplazamiento del ojo adecuado frente los párrafos, con la única interrupción del paso de hoja. (De Buen 34).

2.1.1. Historia de la Tipografía

La palabra tipografía, como se había dicho, es el arte de imprimir caracteres, utilizando para ello piezas móviles, intercambiables y reutilizables. De esta actividad se encuentran precedentes en China, donde desde el siglo XI se utilizaban signos sueltos, que eran elaborados con barro cocido, método muy laborioso, ya que se necesitaban de 400 a 500 signos diferentes para lograr la composición y su posterior impresión. Algunos autores afirman que la impresión con  bloques grabados, es originario de la India, con los que se imprimían tejidos, estos eran pequeños y tenían patrones que se repetían en todo el tejido, de allí paso a Egipto, Persia, Japón y Asia Central. También es importante reseñar que  Europa se comenzó a imprimir utilizando para ello bloques de madera grabados, desde mucho antes del año 1400. Estos primeros impresores tenían juegos de naipes y estampas de santos , en las cuales, las imágenes y los textos eran grabados en una única pieza, que luego eran transferidos al papel por presión. (Hollis 18+)

Para Blanchard (39), la tipografía será inventada tres veces por tipógrafos que en distintas ocasiones intentarán ajustar la estructura de los signos tipográficos a la evolución de le escritura manual, después de los tipos góticos diseñados por Johann Gutenberg en 1450, la tipografía se reinventará dos veces más; una por Aldo Maunzio hacia 1501, con el rediseño de tipo cursivo realizado por Francesco Grifo, y finalmente por Fermín Didot, alrededor de 1784, con su imitación de la caligrafía comercial, que representó por mucho tiempo a toda Inglaterra. A esta pequeña lista habrá que sumar las aportaciones en el diseño de caracteres tipográficos realizados por Claude Garmond. Posteriormente William Caslon en 1722 con sus las romanas antiguas, dejó una huella imborrable en la historia de la tipografía; por su parte Jonh Baskerville, en 1757, presentó el diseño de sus tipos conocidos en nuestros días como romanas de transición, y finalmente la refinada versión de las romanas modernas hechas en 1780 por Giambattista Bodoni.

De acuerdo con Cerezo (14), los avances tecnológicos de la producción gráfica han marcado el desarrollo de fabricación de tipografías; asimismo, los movimientos artísticos  han dejado sentir su influencia en su diseño. Por lo general, los caracteres tipográficos más exitosos de todos los tiempos han surgido como un respuesta creativa a las restricciones técnicas y a las necesidades de expresión y comunicación.

El diseño de fuentes tipográficas durante el siglo XV y hasta finales del siglo XIX, se convirtió en un fabuloso periodo entre arte y técnica al servicio de la palabra  impresa. Durante quinientos años los signos tipográficos apenas evolucionaron; todos los esfuerzos se encaminaron a mejorar la calidad de la impresión y a perfilar el diseño de tipos, sin que se pensara en la necesidad de explorar nuevos sistemas formales para el viejo código escrito.

Actualmente, con el uso de las computadoras, están surgiendo nuevas opciones, ya que estas herramientas ofrecen posibilidades para crear tipografías originales, un buen ejemplo es la letra blur, que fue realizada en la década de los noventa, utilizando filtros en un programa de edición fotográfica  llamado photoshop.

2.1.2.Imprenta.

Debemos atribuírle a Johannes Gutembreg (1398-1468) la invención de los tipos móviles. Él, con sus conocimientos en metales, una inversión de mas de diez años y grandes sumas de dinero logró mejorar el antiguo sistema para imprimir, en el que se utilizaban caracteres móviles.

Órfebre de oficio,  Gutemberg sabía como fundir objetos metálicos y estampar en ellas letras o imágenes; con estas habilidades fundía caracteres metálicos individuales, que se podían combinar,  para formar palabras, que luego de impresas se podían reutilizar.

El método que empleó fue: tallar los bloques en relieve para obtener punzones de  cada carácter, y así formar el molde o la matriz, que luego de enfriarse ofrecía una dureza que podía soportar la presión ejercida (Encarta).

La aleación que ha sido utilizada desde entonces estaba compuesta de plomo, antimonio  y estaño. Los caracteres de Gutemberg fueron una perfecta imitación del estilo de los escribas alemanes, una letra muy cuadrada y compacta; incluso copió y perfeccionó las ligaduras y los caracteres con terminaciones espaciales, esto fue con la intención de  que no se pudiera distinguir entre una página hecha a mano y una impresa, así Gutemberg ganaba más dinero, ya que una página hecha a mano tardaba mucho tiempo en realizarse, Gutemberg en cambio podía hacer varias cuartillas en muy poco tiempo.

La tinta usada para imprimir los bloques de madera, por ser tinta de agua ligera extraída de encino, daba mucha humedad, y no servía con los tipos de metal, así que Gutemberg, también tuvo que rediseñarla para que funcionara con los tipos metálicos, él realizó una preparación de tinta en que tenía una mezcla de aceite de linaza y óleo. Para la  impresión, modificó prensas existentes para la elaboración del vino y el papel, de esta forma, él fue capaz de transferir la tinta al papel. Estas modificaciones se mantuvieron con muy pocas variaciones por más de 400 años (Martínez 30).

La reproducción de la escritura alfabética por los tipos móviles, constituyó un adelanto tecnológico que dió principio a la actividad tipográfica; y a su vez, marcó el inicio de un nuevo oficio artesanal; responsable del diseño, grabado y vaciado de los moldes.

2.1.3 Alineación y composición de la tipografía.

Alineación: Escribimos de izquierda a derecha, de arriba hacia abajo, llenando renglones y formando bloques de caracteres, si lo hacemos sobre un cuaderno, vamos siguiendo una línea que establece un margen izquierdo y en ella se escribe cada línea hasta acercarnos al margen derecho. Este simple hecho, hace que el ojo y el cerebro busquen de forma instintiva la primera palabra del párrafo y seguidamente la que está a su lado, al igual que sigue a la siguiente línea. Es por ello que al componer un párrafo debemos concordar con los reflejos instintivos. Los niños son mucho más instintivos que una persona adulta, así que se dejan llevar más fácil por esta disposición del párrafo.

Claro, que durante la evolución de los estilos tipográficos, la forma de alinear los párrafos o las cadenas de caracteres, han dejado modelos que ubican las líneas guías en diferentes posiciones, incluso encontramos con cierta frecuencia el uso de líneas curvas o simplemente el contorno de una imagen para justificar en uno o en ambos lados la composición.

Composición: Los caracteres por sí solos carecen de sonidos y de significado, cuando se agrupan se establecen morfemas que forman palabras.

Cuando se comienza  una composición no basta con seleccionar la familia tipográfica, se deben tomar en cuenta muchos factores, como el largo que tendrá cada renglón y por consiguiente cuantos caracteres o palabras en promedio pueden integrarlo. Existen muchas propuestas, algunas recientes, otras más antiguas, pero que se pueden promediar diciendo que deben existir entre 8 y 10 palabras, y si hablamos de caracteres tomaremos la propuesta de Ruder, que establece entre 50 y 60 caracteres.

Para lograr una correcta composición, se debe establecer inicialmente una correcta separación entre los caracteres que formaran las palabras, entre las palabras que forman el renglón y la separación que existe entre renglón y renglón, que arman el párrafo.

Cuando se utilizaban los tipos metálicos o de madera, la separación estaba inmersa en el bloque, que al montar junto a otro carácter generaba de forma automática la separación por los espacios que fueron previamente concebidos por el diseñador. La separación entre las palabras, se hacía de una forma constante, hoy en día no es común realizar esta composición, por lo que debemos ser conscientes de esos espacios.

2.1.4 Características de la composición:

Existen ciertas características que hacen posible la composición:

Espaciado entre palabras: Paramon afirma que las palabras deben tener una separación que permita leer cada palabra como una unidad, sin que se desconecte del grupo, generalmente expresamos ese espacio como suelto, normal y ajustado. En el suelto la separación es proporcional a la letra “o”, en el normal a la letra “i”. Todas las fuentes dependiendo de su estructura y anatomía se comportan de manera diferente en un renglón, por lo que no se puede establecer una fórmula  que resuelva dichos espacios en forma automática. Cada composición debe hacerse meticulosamente. Especialmente cuando se compone para un párrafo justificado, se debe precisar el espaciado mínimo, normal y máximo con el que se podrá jugar para llenar las líneas de texto que justifican de derecha a izquierda (29).

Inerterlineado e interletrado

El interlineado es espacio vertical entre dos líneas sucesivas de texto. Los tipos móviles cuentan en su cuerpo, con un interlineado normal, que no se puede disminuir, solo se pueden aumentar insertando entre las líneas materiales de plomo, mientras en el área digital la medida se toma partiendo de la línea base a la línea base siguiente y se aplica en porcentajes, con relación al tamaño del tipo.

La enciclopedia Encarta, define al interletrado como el espaciado entre las letras, llamado también prosa. El manejo de la prosa, tiene un término en inglés: kerning, mientras en el español no hay una palabra que reúna los términos de sustracción y adición de espacio entre los caracteres.

Es muy importante manejar los espacios blancos inmersos en una mancha, ya que de ello depende el éxito de la composición tipográfica, en los párrafos mal distribuidos se forman los llamados ríos, que son los espacios blancos entre las palabras y las líneas contiguas de un texto mal espaciado, que destruyen la mancha homogénea del bloque, además de crear distorsión visual, disminuyen la legibilidad y la concentración del lector.

En las mayúsculas y en las versales debe aumentarse la prosa para lograr una buena composición, mientras en las minúsculas se debe usar la separación por defecto. El cuidado de la prosa debe ser proporcional al manejo del espaciado entre las palabras, el mal manejo ocasiona rupturas en la continuidad de la lectura y en la mancha tipográfica, ocasionando ruido (Paramon 26).

2.2 Tipografía infantil

Es un hecho que un niño, no ve las cosas como un adulto, así sucede también en la lectura. La tipografía influye en el deseo de seguir leyendo o no, y en el caso de los niños, esta conducta es aún mas evidente, ya que ellos no cuentan con una cultura o una predisposición para leer.

El tipógrafo francés Robert Granjon creó en 1557 un tipo de letra  que llamó civilité, uno de sus primeros (y quizás únicos) usos fue para dos libros muy famosos en su época, el primero, escrito por Loveau: La Civilité Puérile distribueé par petiz chapitres et sommaries, y la segunda, fue obra de Gilbert de Calviac: Civile Honesteé por les Enfants, avec la manierè d’ apprendere à bine lire, pronuncer et escrire. Es decir, con esta tipografía pretendían que los niños aprendieran a leer, escribir y pronunciar correctamente (Berkeley 43). Pero la verdad,  las letras eran difíciles de reconocer, e ilegibles  incluso para los adultos (apéndice 1).

Siglos después, Rosemary Sassoon, diseñadora y tipógrafa de profesión, desarrolló métodos de aprendizaje  y deletreado, además de dedicarse a la investigación de las letras manuscritas.

Le concedieron el grado de Ph.D del departamento de la tipografía y la comunicación del gráfico en la Universidad de la Lectura, por su investigación en los métodos de enseñanza para los niños y la manera  de cómo aprenden a escribir.

Ella creó la familia tipográfica que lleva su nombre (Sassoon), cuando descubrió que no se había emprendido ninguna investigación fundamentada para saber qué tipo de letras son mas fáciles de leer para los niños ( apéndice 2 ).

Este proyecto aún esta en curso, y sus tipografías están ya en todo el mundo, incluso  planean instalarlas también en computadoras escolares. Sobretodo la familia que creó de Sans serif, ya que tiene una legibilidad máxima particularmente en la pantalla (Williams 2+). Pocos diseñadores han tomado en cuenta que diseñar para la pantalla de la computadora, es una nueva disciplina con diversos criterios para los letterforms o tipos de letra. Actualmente, Rosemary Sassoon continúa como consultora en los aspectos educativos y médicos del handwriting (o manuscrita), mientras que se concentra cada vez más en los problemas de la comunicación moderna. (Johnson 1+).

2.3 El cuento

Un cuento es una narración breve, producto de la imaginación de una personas, o  la narración de una anécdota. Aunque generalmente relata hechos fantásticos con personajes que tampoco son reales. Siempre tienen un título que en ocasiones indica de lo que va a tratar la historia.

Spielkerman señala, refiriéndose al cuento, que las acciones de los personajes son el armazón del cuento (19). En la mayoría de los cuentos, las acciones se desarrollan en tres momentos diferentes.

Situación inicial o introducción: Debe ser breve, ya que aquí lo más importante es que aparecen los personajes y se sitúan en un tiempo y en un espacio determinado.

Conflicto o nudo:Aquí es donde un hecho desencadena otro y su extensión es mayor que la de la introducción. Si el conflicto no está bien determinado, el lector invariablemente perderá el interés.

Resolución o desenlace: Como casi todos los nudos, pueden desatarse y volverese a complicar, entonces se llega a resolver el conflicto de las formas más insospechadas. Su extensión también debe ser breve.

Hay una dependencia total entre los elementos formales del cuento y la significación. Es decir, todo, desde la ubicación de un párrafo hasta el más escondido signo de puntuación, cumple un rol durante la lectura. No se puede entonces decir que interpretar un cuento es comprender lo que dice.

2.3.1 Elementos del cuento.

Toda obra literaria posee en su estructura cinco elementos fundamentales e ineludibles: tiempo, ritmo, fondo y forma personajes y personas narrativas. (Eljade 4+).

El tiempo es la cantidad de horas, días, meses, etc. en que suceden los hechos narrados en la obra. Un cuento casi siempre tiene un tiempo corto que puede ser cuestión de minutos u horas, Es raro que un cuento tenga un tiempo de varios meses, y mucho menos años, pero los hay; éstos son en los que conocemos la vida del personaje desde su infancia hasta la madurez.

En general el tiempo es lineal, esto es, la anécdota inicia un día y termina a los cuatro días, por ejemplo, sin interrupción alguna, eso es lo más común en los cuentos, aunque en nuestros días esto ha tratado de superarse, sólo que por ser un tiempo breve se dificulta hacerlo circular.

El ritmo es la intensidad con que se desarrollan los hechos dentro de la obra, como ya se dijo, la característica del cuento es la brevedad, por lo tanto el ritmo de los cuentos será casi siempre muy rápido, con dos o tres palabras se plantea la situación y el ambiente, los hechos empiezan a correr, incluso algunos autores no dan el ambiente, sino que se lanzan a la narración de la anécdota y los mismos hechos hacen captar al lector el ambiente. Se ha comparado el ritmo con una cuerda, entre más rápido sea aquél, más tensa está ésta.

El suspenso y el misterio sirven como refuerzos para la intensidad en el ritmo, elemento explotado sobre todo por los autores de novelas policiacas, de horror, misterio. etc.

El clímax de una obra se logra por medio del ritmo, entre mejor sea llevado éste último habrá mejores resultados en el momento cumbre de la obra. El clímax es el desentrañamiento de los hechos, el momento en que se resuelve el conflicto o se soluciona el planteamiento; al conocerse el “nudo” de la trama el interés cae vertiginosamente, por lo tanto los autores prefieren ponerlo al final.

Sin embargo, hay obras que tienen un clímax más precipitado, las últimas líneas o palabras resuelven el “nudo” o conflicto; también existen obras con dos o más clímax, otros la tienen a la mitad, incluso al inicio, todo ello es producto de las constantes innovaciones y experimentos de los escritores contemporáneos.

También existen obras del llamado anticlímax, donde no se propone un nudo o conflicto, sino que toda la obra enmarca una gran cantidad de problemas sin utilizar este recurso (—20). El principal recurso de la intensificación del clímax, es el manejo de la intriga: la construcción de la expectativa que  se dirige a una solución sorpresiva y obliga al lector a releer el texto a la búsqueda del cómo lo hace. Algunas técnicas para lograr la sorpresa son: Dosificación de la información, pistas falsas y cultivo de la ambigüedad. (Elajde 31).

Fondo y forma. Todas las obras literarias tienen estos elementos, que siempre se encuentran insolublemente unidos, no puede existir uno sin el otro. El fondo es el contenido o tema de la obra en cuestión, y la forma es el tratamiento que se le dé, los recursos literarios o estilísticos de que se vale el autor.

“La creación literaria es siempre exteriorización duradera de la belleza por medio de la palabra. Pero dentro de esta esencial unidad de carácter ofrece variedades que dependen de diversos factores: en primer lugar, el autor se propone unas veces un fin exclusivo o predominantemente estético (forma), mientras que en otras ocasiones la belleza está al servicio de fines prácticos o docentes (fondo)” (—48).

Personajes y Personas narrativos La acción de los personajes es el eje del relato; es decir, el esqueleto a partir del cual el lector construye su interpretación. Esto es posible porque los eventos cobran sentido al relacionarse unos con otros.

La persona es quien narra los hechos. La forma tradicional de la narración, ya sea cuento o novela, es la tercera personal de los tiempos verbales en singular (él); de ahí que los verbos, cuando se narra, estén en tercera persona. (Moreno 67) Por ejemplo: “En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo…” Este narrador está  ubicando en la tercera persona y es el mismo escritor quien nos platica la historia, por lo cual tendrá la ventaja de ser omnisapiente (que todo lo sabe) y omnipresente (presente en todas las situaciones); los personajes son como títeres, y  él sabe todo respecto a los personajes, sabe sus vidas, lo que pasó y lo que les pasará, sabe lo que piensan cada uno de sus personajes y las actitudes o gestos que harán frente a cualquier situación. Le sigue en importancia la primera persona gramatical. Si el autor que elige la tercera persona se ha colocado en una atalaya para observar y decidir la suerte de sus personajes, el que toma la primera persona tiene que comprometerse con los personajes, vivir con ellos y ser un juguete del destino o del azar (—70), ahora él no conocerá lo que piensan los demás personajes o cuándo tenga que tomar una actitud respecto a algún problema, está tan indefenso para hacerlo, como lo está el mismo lector: ya que no pueden, ambos, lector y narrador, predecir o adelantarse en el correr de los hechos:

La segunda persona gramatical; ésta es la menos usada ya que presenta algunas dificultades, la más importante es que esta forma gramatical, con quien hablamos, no puede decir nada ya que la característica de este tiempo es la de receptor.

La división tradicional de los personajes es: principal (o principales), secundarios e incidentales. En general los cuentos sólo tienen un personaje central, frente a la mayoría de las novelas que tienen varios. El personaje central es como un eje en derredor del cual van a girar los acontecimientos, se define la historia o anécdota, ya que sin él no existiría o ésta cambiaría profundamente hasta convertirse en otra.

Los personajes secundarios son aquellos que refuerzan y dan a conocer las circunstancias generales de la trama, también nos ayudan a acabar de comprender el ser del personaje central; éstos a diferencia del otro, sí son prescindibles y la historia y el personaje central no sufriría cambios fundamentales y en ocasiones ninguno si lo sacamos de la historia. Los personajes incidentales, como su nombre lo indica, tienen apariciones superficiales, sin gran importancia, sirven sólo para acentuar algún detalle que le interesa en particular al autor.

2.3.2 Géneros del cuento

De acuerdo con Moreno, los géneros del cuento son, la literatura maravillosa, la fantástica, neofantástica, y los realistas.

Literatura maravillosa Su origen histórico es la literatura oral popular y se caracteriza porque la presencia de elementos sobrenaturales es normal pues forman parte de las leyes de un mundo poblado de milagros (hadas, magos, dragones, elfos, etc.).

Literatura fantástica Se caracteriza por la presencia de elementos sobrenaturales que rompen la coherencia universal y que agreden la estabilidad de un mundo cuyas leyes inmutables habían sido establecidas por las ciencias. En un mundo racional y científico, el relato fantástico abre una ventana a un más allá que da temor y escalofrío. El cuento fantástico debe tener la capacidad de generar miedo u horror.

Literatura neofantástica Surge en la época de la primera guerra mundial, el psicoanálisis, el marxismo, la vanguardia, el surrealismo, etc, la realidad normal enmascara otra realidad  apenas velada, tiene como propósito crear metáforas epistemológicas (porque proponen interpretaciones alternativas de la realidad).

Cuentos realistas  En los cuentos realistas los personajes se mueven en mundos ficticios cuyas leyes son similares a las usuales en nuestro propio mundo.

2.3.2 Cuentos Infantiles.

En el caso de los cuentos para niños, la innata predisposición infantil en este sentido se encuentra amenazada en nuestra época debido al casi permanente contacto que los niños tienen -desde su mas temprana edad-, con ciertos medios de comunicación de masa sobretodo uno: la televisión. Instalada en muchos hogares como una especie de niñera mecánica a la que basta apretar unos botones para que seduzca a los pequeños con su magnetismo de imagen y sonido (Borneman 4+).

Se cree que los cuentos que tienen mas éxito entre los niños, son los que tienen estructura lineal, de estilo directo, exento de descripciones que retardan la acción.

Muchos cuentos literarios (esto es, aquellos a los que puede atribuírseles un autor determinado) se adecuan también perfectamente a los propósitos de la narración propia para los niños.

Capítulo 3

Importancia de la letra.

A la hora de transmitir un mensaje la tipografía es la materia que intermedia entre el receptor y la información, los caracteres matizan las palabras y le aportan o refuerzan el sentido. Ya que la mala selección de esas formas pueden interferir negativamente en la  comunicación. Es por eso que se deben evitar la utilización de tipos poco frecuentes o especiales, y es que con tantas versiones diferentes de un mismo tipo de letra, existen creaciones modernas, que a veces resulta molesto leer. Lo mejor para hacer legible un texto es escoger caracteres que sean abiertos y bien proporcionados, las formas mas individualizadas de tipos, le permiten los lectores a mejorar el flujo horizontal de la vista a lo lago del renglón.

La estética y la legibilidad de un tipo depende de las combinaciones dispares: estrechas con anchas, pequeñas con grandes, finas con gruesas, redondas con rectas, etc. El área impresa debe estar en tensión con el área no impresa, y esta tensión se logra con contrastes (Ruder 121). Las letras redondas y minúsculas suelen ser dentro de una familia las más legibles, más que las cursivas, negritas, mayúsculas y estrechas.

El ritmo es un atributo tipográfico muy cercano a los movimientos de la naturaleza, un siempre patrón tipográfico produce efecto hipnótico en el lector. El ritmo ordena todas las relaciones dentro de una composición tipográfica, hasta el mas mínimo detalle, está determinado  por las variación es que crean una intensidad de imágenes tipográficas realizadas entre si (equitono).La organización del ritmo, en sentido de un tono visual se crea a través de los valores del estilo  y el cuerpo elegido por la lectura. (Solomon 45).

4.1 Elección de la letra.

Para escoger la tipografía adecuada se tiene que tomar en cuenta, para qué tipo de texto va a ser utilizado. Es importante conocer el tono, el propósito del texto, así como también saber a qué público va dirigido, y la idea principal. Una vez definidos estos aspectos, será mas sencillo escoger una tipografía acorde a la personalidad de libro. La tipografía le da identidad al libro, le imprime una individualidad, hace que ese libro sea diferente a los demás. Esto es muy notable sobre todo en los libros infantiles, a los niños les gusta conocer cosas nuevas, y tener diferentes opciones, variedad. Sin embargo no hay que excederse, ya que la tipografía es vital en los libros para niños, sobre todo aquellos que están dirigidos  para los niños que apenas comienzan a aprender a leer. Las letras utilizadas en estos libros, deben ser claras y legibles, para que puedan ser reconocidas fácilmente.

De esta forma los niños no se tendrán que concentrar demasiado en descifrar la lectura, y por  lo tanto comprenderán más y mejor el contenido del texto, incluso el tamaño  de los caracteres  es diferente cuando se trata de libros infantiles, los cuales deben ser mas grandes que los que se utilizarían para un libro normal, puesto que de esta forma, las letras adquieren mas legibilidad. Otra ventaja de utilizar un tamaño mayor, es que se verá mejor, sobretodo si se está exponiendo tan solo unos cuantos renglones. Así se equilibrará mas la relación imagen texto.

4.2  Las familias y  los caracteres.

Familias Para denominar a las fuentes que siguen un mismo diseño, pero que varían en su orientación, valor o proporción, se utiliza el término familia o familia de fuentes, éstas, deben coincidir  o ser similares y  responder, a un determinado diseño tipográfico. Una familia encierra variaciones como redonda, cursiva, fina, seminegra, negrita, condensada y espaciada, todas parten de la misma forma, pero, reflejan matices, grosores y anchos diferentes. De acuerdo con Gordon (67), cada familia tipográfica tiene sus propias características y su propia personalidad, que permite expresar diferentes notas visuales.

El caracter (del griego charakter, grabar) es el resultado de la impresión del tipo, que pueden presentarse en capitales, minúsculas, números, símbolos: de puntuación, monetarios, matemáticos,  versalitas y ligaduras.  Desde los inicios de la impresión los caracteres se obtienen de los tipos, los cuales grabado en una de sus caras, en relieve una letra o signo. Hoy en día el término se utiliza para expresar el modelo o diseño de una letra en particular.

CAPÍTULO 4.

Ilustración en libros infantiles.

El Picture book, como se le conoce en inglés, y cuyas traducciones en español lo denominan libro álbum o libro texto-imagen, tiene dos características fundamentales: En primer lugar, las imágenes ocupan mayor espacio que el texto en las páginas, en segundo lugar, existe una interrelación de código, esto es, que las ilustraciones y el texto forman una unidad sígnica y conceptual (Andricain 25).

Ningún autor serio podrá referirse a los pequeños lectores con el mismo lenguaje que usa para comunicarse con los adultos, ni ningún ilustrador podrá diseñar imágenes de difícil comprensión,  el sentido de la perspectiva de los niños es diferente a la de los adultos; es en parte, porque los niños tienen más dificultades que el adulto para reconocer una figura pequeña que se esconde en una figura mayor, lo mismo que para relacionar los detalles en una totalidad, no sólo porque su cara es más pequeña y sus ojos están más ceca el uno del otro, sino también porque el niño ha vivido menos y que, consiguientemente, tiene menos experiencia en la cual basar sus juicios (Andricain 25).

4.1   Imagen y palabra.

La imagen y su representación idiomática ocupan un lugar central en los cuentos, ya que los símbolos de los cuentos se prestan a la representación gráfica. La imagen y la palabra son dos funciones expresivas, que se reflejan y complementan tanto en el desarrollo de la función idiomática como en la estética (Andricain 14).

Jan Amos Comenius (1592-1670), considerado el padre de la pedagogía moderna, fue el primero que intentó renovar los libros de texto en base a las ilustraciones. La publicación de su libro “Obis Pictus”, en 1658, causó un revuelo entre los educadores de su época, puesto que se trataba de un libro cuyas imágenes transmitían tantos conocimientos como los textos. Por  lo tanto, es de suponer que en el libro ilustrado, “el niño tendrá su primer encuentro con una fantasía estructurada, reflejada en su propia imaginación y animada por sus propios sentimientos. Es allí donde, a través de la mediación de un lector adulto, descubrirá la relación entre el lenguaje visual y el lenguaje verbal. Luego, cuando esté solo y repase las páginas del libro, una y otra vez, las ilustraciones le harán recordar las palabras del texto” (Lionni 30).

No se debe repetir en las imágenes lo que dice el escritor con las palabras, quieren proponer otra lectura del texto, descubrir nuevos ángulos, contribuir con la iniciación de los receptores en los secretos de la polisemia Andricain (15). En muchas ocasiones juegan con el relato o los poemas, proponen una lectura paralela sugerente, creativa. De este modo colaboran con la formación de un lector participativo, que trabaja con dos códigos diferentes (el escrito y el visual), que se complementan en el mismo objeto-libro. Los expertos sostienen que cualquier niño, que tiene un libro en sus manos, es inmediatamente cautivado por las láminas a colores, debido a que comprende, antes que ningún otro idioma, las láminas que le transmiten mensajes y le suministran emociones estéticas.

En efecto, el arte de la ilustración, es la puerta que conduce hacia el complejo proceso de aprendizaje de la lectura, o como sostienen Verónica Uribe y Marianne Delon: “Las imágenes y la concepción gráfica son de gran importancia en un libro para niños. En el aprendizaje de la lectura y en la consolidación de hábitos de lectura, las imágenes juegan un papel interesante de apoyo, motivación y apresto a la lectura. No deben ser simples adornos del libro ni debemos considerar que simplemente hacen al libro más bonito”.

Las imágenes constituyen por sí mismas un lenguaje de fácil aprehensión por parte de los niños, que pueden tener tanta o más importancia que el lenguaje escrito.

Por este motivo, es indispensable prestar atención a la calidad gráfica de los libros para niños. Las ilustraciones instalan cargas semióticas a través de cada uno de sus códigos. En el cuento de Pedro Melenas se presenta en la portada un personaje greñudo, con las uñas inmensamente largas y  figura desaliñada que contrastaba con los cánones del niño burgués de la época. Lo que más destaca en esta edición de 1845, es que rescata una vieja tradición de libros moralizantes, las potentes ilustraciones se combinaban en sugestivas escenas de humor negro y grotescos personajes, para alertar a los lectores sobre algunos comportamientos. (apéndice 3).

CAPÍTULO 5

Color en las letras

Los niños tienen un sentido del color mucho mayor que el de los adultos, es por es que el color es un factor determinante en la elaboración de cuentos infantiles. No  por esto se debe suponer que se puede usar el color simplemente, sin  antes tener un conocimiento previo de  ciertas teorías.

Aristóteles fue el primer investigador que intentó definir el color, del cual dijo que dependía de la cantidad de luz y de la oscuridad del objeto. Posteriormente y sobre la base de los estudios de Newton, Maxwell, Gardner y otros se comenzaron a definir términos y se les llamó colores primarios a aquellos tres que, combinando dos de ellos con cierta cantidad de luz, diesen todos los colores del espectro visible. De esta forma quedan definidos siete colores primarios: negro, blanco, rojo, amarillo, verde, azul y ámbar. El espacio del color es multidimensional, pero al tener que ser estudiado por medio del hombre como receptor, sólo puede emplearse un máximo de tres estímulos y de esta forma queda definido un espacio tridimensional del color. Entre sus atributos los más estudiados son la intensidad, relacionada con la aparente cantidad de blanco que contiene y es lo que clasificamos como “claro” u “oscuro”; el tono, que se refiere al color puro más próximo, y así tenemos el violeta, el amarillo o las combinaciones, como pueden ser azul verdoso o rojo púrpura; la pureza o saturación se refiere a la cantidad del color puro correspondiente y los adjetivos que se acostumbran usar son vivo (por ejemplo, un amarillo claro que refleje 60 % de la luz) o profundo o intenso (un rojo oscuro que refleje poca brillantez) (Vicente 1+).

Aunque el color nos rodea por todos lados y es un elemento clave en la comunicación natural, dominar su manejo en el arte o el diseño no es una tarea simple. La mejor forma de utilizarlo es de forma selectiva, para acentuar determinadas partes de la página, y evitar un caos de colores que compitan por llamar la atención.

El color, por ejemplo, reproduce una innumerable cantidad de contenidos. Las tintas doradas, caracterizan a los libros de Navidad por su relación con la esfera de lo sagrado. Las sensaciones térmicas de frialdad y calor que arropan las gamas cromáticas pueden ser: serenidad, miedo, violencia y alegría .

5.1 Significado del color en la comunicación.

El significado del color en comunicación es, pues, muy importante, y un uso adecuado o inadecuado pueden suponer la diferencia entre transmitir un mensaje tal como se pretende y obtener el efecto opuesto. La utilización de color, no se debe de tomar a al ligera, puesto que influye en gran medida en la percepción  de la información. Todos los estudios sobre percepción  y comunicación evidencian que un correcto uso del color hace la información más atractiva y permite que se capte más rápidamente (con una mejor comprensión y retención.). Esto es clave en los libros para niños, ya que por lo general tienen un propósito didáctico y educacional. Aún en el caso de los cuentos, suelen tener una reflexión o bien una moraleja.

El color en la tipografía se usa para una función determinada, como por ejemplo destacar selectivamente las partes esenciales del mensaje o evocar una sensación determinada (alegría, frescor, seriedad, calidad…) esto  también se puede apreciar en los  textos: el color no debe ser una simple decoración, el color es  una necesidad (sin renunciar, naturalmente, al blanco y negro para determinados proyectos).

La combinación más adecuada para el 90% de los casos es texto negro sobre fondo blanco puesto que reflejan mayor legibilidad, por el contrario, el texto blanco sobre fondo negro nos hacen perder visibilidad. Un texto de color amarillo sobre fondo blanco perdería importancia, ya que, no resaltaría al ser los dos colores claros, sin embargo, si el color de fondo es negro, el amarillo cobraría fuerza. Según algunos estudios, la letra más legible es la negra sobre fondo amarillo (Küpers 64). En pocos casos se recomienda utilizar color de fondo, en cualquier caso para textos largos es más adecuado texto oscuro sobre un fondo claro.

CAPÍTULO 6

ANÁLISIS Y CONCLUSIONES.

6.1 Análisis

Esta investigación evalúa la función y forma de la tipografía,  ya ésta tiene razgos diferentes dependiendo el tipo de familia. La elección del caracter depende en gran medida en la obra literaria, sobretodo si se ésta hablando de una letra  que va destinada a un cuento infantil.

Se establece que la tipografía de palo seco, o sans serif, así como las menos ornamentadas, son la opción más viable para un texto largo, ya que sin lugar a dudas las que poseen mejor legibilidad. Generalmente, estos tipos son abiertos y bien proporcionados,  y además no presentan rasgos extraños, que pudieran distraer a los pequeños lectores. Se sabe que la línea del carácter es percibida por el ojo, si la línea es muy gruesa, la letra negrita dará como resultado un texto muy pesado, lo que dará como resultado mas probable, que el  niño se canse del texto tan sólo con los primeros renglones. Por eso, es preciso recordar que mientras la información visual esté correctamente enfocada a la información, y la tipografía sea  la adecuada, la lectura será mucho más fácil de comprender. Se considera, por otro lado, las tipografías a color; se encontró que la combinación más conveniente es del las letras negras sobre un fondo blanco,  y que los colores primarios, y el blanco sobre un fondo negro, pueden causar una fatiga prematura.

También se  que la observó que la tipografía influye en el deseo de seguir leyendo o no, y en el caso de los niños, esta conducta es aún mas evidente, ya que ellos no cuentan con una cultura o una predisposición para leer.

Por otra parte, se encontró que  existe una dependencia total entre los elementos formales del cuento y la significación. Es decir, todo, desde la ubicación de un párrafo hasta el más escondido signo de puntuación, cumple un rol durante la lectura. No se puede entonces decir que interpretar un cuento es comprender lo que dice.

6.2 Conclusiones

En resumen,  se puede decir que en los libros infantiles,  se debe poner mucho mayor énfasis en la tipografía que en un texto común, puesto que los niños apenas comienzan a aprender a  leer, y si tuvieran dificultad al descifrar las letras, se correría el riesgo de que abandone la lectura, y en el peor de los casos, que el niño manifieste una predisposición en el futuro hacia los libros.

Otra de las cosas que se trató en esta investigación fue que la legibilidad del texto es determinado también por el número de palabras por línea; con un renglón de 50 ó 60 letras se puede leer mejor. Se observó la importancia de manejar los espacios blancos inmersos en una mancha, ya que de ello depende el éxito de la composición tipográfica,  ya que en los párrafos mal distribuidos se forman los llamados ríos, que son los espacios blancos entre las palabras y las líneas contiguas de un texto mal espaciado, que destruyen la mancha homogénea del bloque,  que, además de crear distorsión visual, disminuyen la legibilidad y la concentración del lector.

Se concluyó que el color influye en la sensación emocional que el texto tiene, que contribuye a darle una identidad al libro, y que la mejor forma de utilizarlo es de forma selectiva, para acentuar determinadas partes de la página, y evitar un caos de colores que compitan por llamar la atención. Es importante recordar que las imágenes constituyen por sí mismas un lenguaje de fácil aprehensión por parte de los niños, que pueden tener tanta o más importancia que el lenguaje escrito

Se concluyó que los cuentos que tienen mas éxito entre los niños, son los que tienen estructura lineal, de estilo directo exento de descripciones que retardan la acción, con abundancia de onomatopeyas, repeticiones y expresiones de la lengua oral.

Apéndice

Apéndice 1

Tipografía civilite de Granjon

El tipógrafo francés Robert Granjon creó en 1557 un tipo de letra  que llamo civilité, uno de sus primeros (y quizás únicos) usos fue para dos libros, muy famosos en su época, el primero, escrito por Loveau: La Civilité Puérile distribueé par petiz chapitres et sommaries,  y la segunda, fue obra de Gilbert de Calviac: Civile Honesteé por les Enfants, avec la manierè d’ apprendere à bine lire, pronuncer et escrire. Es decir, con esta tipografía pretendían que los niños aprendieran a leer, escribir y pronunciar correctamente (Berkeley 43). Pero la verdad,  las letras eran difíciles de reconocer e ilegibles  incluso para los adultos.

Apéndice 2

Tipografía Sassoon Image Package

De Rosemary Sassoon

Ella creó la familia tipográfica que lleva su nombre (Sassoon), cuando descubrió que no se había emprendido ninguna investigación fundamentada para saber qué tipo de letras son mas fáciles de leer para los niños.

Apéndice 3

Pedro Melenas

Heinric Hoffman

Barcelona: Olañeta, 1987

Este libro es un claro ejemplo de como las imágenes, no sólo complementan el texto, sino que en ocaciones como ésta, dicen mucho más, y llegan a imponerse sobre el texto, ya que causan más impacto, por sus colores y líneas.  Este recurso se usa sobre todo en libros que quieren transmitir un  mensaje de advertencia, como ejemplo, el cuento de Pedro  Melenas, se narra la historia de una niña que muere carbonizada, advierte sobre el manejo de los fósforos .

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Andricaín, S. “En torno a la ilustración latinoamericana de libros para niños y jóvenes”.

Amigos del libro, Madrid, no. 29, julio-septiembre, 1995, pp. 13-22.

Berkeley,D. Printing types : their history, forms, and use ; a study in survivals

Cambridge, Mass. : Belknap Press, 1962 (143)

Blanchard, G.  “La letra”

Ediciones CEAC, Barcelona, 1990.

Bonsepie, G. “Tipografía semántica”

Tipográfica: Septiembre,1994

Bornemann, E. “Antología del Cuento Infantil”

http://www.leemeuncuento.com.ar/antologi.html

9 noviembre 2002.

Cerezo, J . “Diseñadores de la nebulosa, el diseño gráfico en al era digital”

Madrid : Biblioteca Nueva ,1997.

De Buen, J ”Manual de diseño editorial”

México: Santillana. 2000.

Elejalde F. “La narratividad”

http://www.apuntes.org/materias/cursos/clit/narratividad.html

Ultima modificación 09-10-2002

9 noviembre 2002

Enciclopedia Encarta 2000

Microsoft Multimedia

Gordon, M. y Dodd, E. “How to create and use decorative type.”

Hong Kong: Quarto Publishing, 1990

Hoffman, H “Pedro Melenas”

Barcelona: Olañeta, 1987

Hollis, R  “ El diseño gráfico, una historia abrevidada”

Barcelona: Destino/Thames and Hudson 2000

Imágenenes de :http://www.typebooks.org/r-comp-typo.html

Johnson., R.”Computers and typography”

http://www.typebooks.org/r-comp-typo.htm

Este texto apareció originalmente en the Clifton Press website en  1998

Johnson es autor de numerosos libros de escritura, habilidades de estudio y tecnología

computacional, es además director de Clifton Press.

Octubre 2002.

Küpers, H. “Fundamentos de la teoria de los colores”

Gustavo Gili: México 1995

Lionni, L “Ante las imágenes”

Revista Parapara, No 11, México, junio de 1985.

Martí, Jorge “Tecnologías de la palabra”

Fondo de la cultura económica México 1999.

Martinez, L. “La tipografía en la historia”

Tipográfica, Abril 2000 (30-50)

Moreno R., personajes y personas en el cuento

http://usuarios.lycos.es/ramonmr/Cuento.htm (UNAM)

9 noviembre 2002.

Parramón, J. (1970). Así se dibujan letras rótulos y logotipos.

Barcelona: Instituto Parramón Ediciones.

Ruíperez, G.”Diccionario de la lectura y términos afines”

Editorial Pirámide: España, 1985.

Solomon. M. “Los glificos”.

Tipogografica:  Julio, 1998

Spielkelman E. “AL servicio de la lectura”

Tipografíca Enero:1995.

Uribe, V. Delon, M “La selección de libros para niños:”

La experiencia del Banco del Libro.

Revista Parapara, No 8, México, diciembre de 1983.

Vicente , I.”A primera visa (Segunda parte: Para gusto se han hecho colores )”

http://www.cubasolar.cu/biblioteca/energia/Energia17/HTML/articulo09.htm

9 de noviembre 2002.

Williams .A. Club Type and FONTfitter

http://www.clubtype.co.uk/index.html

Design Ltd, UK. 10, octubre, 2002